Foto: besser.tsoa.nyu.edu

Euroasia es el centro del mundo y quien controle Euroasía controla el mundo, sentencia Zbigniew Brzezinski, quien fuera consejero de seguridad nacional de Estados Unidos. Con su afirmación, -que parte de uno de los países más expansionistas del mundo- vale la pena preguntarse ¿tendrá sentido en nuestros días? ¿Cuál es su importancia geopolítica y económica de la zona?

 Por Rodrigo Alonso @JRodrigo_Alonso

Dirección editorial de Kanankil Editores

Articulista, !AGÁRRENSE! Blog

Sin duda Estados Unidos no es el único interesado en la región. Rusia, la Unión Europeo y China, los tradicionales imperios, mueven permanentemente sus piezas militares, diplomáticas, políticas y económicas dentro del tablero euroasiático. Empujando permanentemente hacia dos objetivos estratégicos a) controlar el petróleo y el gas del territorio y b) colocarse en el mejor punto geográfico.

La región se ha cateterizado por su inestabilidad política y social. Constantes conflictos políticos, étnicos, religiosos, territoriales así como por sus recursos naturales y energéticos. En muchos de los casos, promovidos o patrocinados por las potencias, con la finalidad de construir las condiciones favorecedoras para sus intereses. Como muestra recientemente el conflicto checheno en Georgia, fue abiertamente patrocinado por Rusia para que quedara en el poder un premier proruso. Coincide que su territorio bordea el mar Caspio rico en petróleo y paso obligado de ductos para su transportación.

A continuación expondré los factores más elementales sobre la importancia mundial éste pedazo de tierra ubicado en el corazón de Asia, y todo parece indicar; el corazón del mundo.

¿Siempre ha sido así?

La domesticación del caballo y el descubrimiento del hierro, abrió la puerta a la formación de los primeros imperios en el planeta. Con el recorrido de los jinetes, armados con pertrechos forjados en hierro y herraduras para los caballos, inició el proceso civilizatorio […] desde el rio Amarillo en China hasta España. Lo que permitió las grandes invasiones “Indoeuropeas”. (Dussel, 2007).

El caballo permito mayor movilidad -sólo superado por el ferrocarril en su aparición hasta el siglo XIX- y la comunicación de los individuos, las mercancías y los ejércitos (ibídem). Se abrieron las rutas comerciales y los ejércitos comienzan a expandir los dominios de sus jerarcas. Sociedades donde, en su mayoría, la agricultura era la base de la economía.

 Fenicios, persas, egipcios, griegos y romanos, tomaron como eje articulador de su basamento territorial el mar mediterráneo hasta el atlántico. En cambio, del lado oriental, el Celeste Imperio Chino articuló su influencia de la costa del pacífico hasta lo que hoy conocemos como Asia Central.

China estaría adelantada -al menos- dos siglos a Europa, desde el punto de vista político, comercial, económico, tecnológico y hasta científico. Por lo que las civilizaciones europeas, estuvieron apartadas del desarrollo chino por un muro otomano-islámico de las regiones centrales del continente asiático-afro-mediterráneo (Dussel, 2007). Rota hasta la aparición de la Ruta de la Seda en

La Ruta de la Seda le dio al Imperio Chino la posibilidad de introducirse hacia el noroeste, a través de sus flujos comerciales y migratorios, endebles en un principio, pero controlados después con una agresiva ofensiva militar. Pudo someter a los pueblos resistentes en Asia Central, sobre todo, en el valle de Ferghana (hoy  Kirguistán, Uzbekistán y Tayikistán) y apropiarse de los excelentes caballos de éste valle y modular el flujo comercial en Nag-Si (Persia), Tiaozhi (Caldea) y Li- Qian (el Imperio romano). Ver mapa 1.

 Mapa 1. Ruta de la seda

Mapa: proel.org

Gengis Kan logró, en el siglo XI, unificar a las tribus nómadas del norte de Asia, estableciendo una zona central de gobierno extendiéndose desde las costas de China hasta Anatolia en Asia Menor y hasta Europa Central. (Brzezinski, 1998: 25) fundando con ello el gran Imperio Mongo. Basó su dominio en la fuerza militar, sin embargo, mantuvo cierta tolerancia distintas tendencias de identidad sociocultural, a tal grado, que los emperadores mogoles en cada región, mostraron proclividad al asimilamiento hacia las culturas que gobernaban. Lo que significó, entre otros factores, que las potencias externas aprovecharan el descontento y cierto dislocamiento interior para debilitar la hegemonía Mogol, la Guerra del Opio en el siglo XVIII con Gran Bretaña y un siglo más tarde con Japón muestra de ello. (Ibidem)

 La apuesta de las potencias

Concluida de Segunda Guerra Mundial trajo consigo la reorganización geopolítica y económica. Tras dejar a Europa y Japón devastados, el mapa se dividió en dos grandes polos. Estados Unidos prepara y condiciona la reconstrucción de Europa occidental por medio del Plan Marshall, anunciado en 1947. En frente, la Unión Soviética mantenía el control del este de Europa y Asia Central. Situación que inauguró una carrera militarista, geoestratégica, tecnológica, económica e ideológicamente entre ambas potencias.

Con su afán de expansión en Asia, la Unión Soviética invadió  Afganistán en 1979, fracasando en su intento y fue repelida por la resistencia –apoyada y financiado por Estados Unidos- de las tribus nativas, especialmente los talibanes quienes gobernarían hasta la ocupación norteamericana en 2001.

Después de la caída del muro del Berlín en 1989 y la disolución de la URSS, en 1991, produjo el debilitamiento del bloque soviético permitiendo que varias de sus ex repúblicas se acercaran al bloque occidental, e incluso, después de madurada la Unión Europea solicitarían su integración a ésta. Pero la antigua Unión Soviética intentaría replantear, y no debilitarse del todo, con la conformación en el mismo año, de la Comunidad de Estados Independientes (CEI) logrando reagrupar parte del bloque hasta lograr que 10 de las 15 ex republicas soviéticas repusieran en su integración.

En tanto, y comenzando el siglo XXI, Estados Unidos encuentra -tras los atentados de las Torres Gemelas en 2001- la ruta perfecta para ingresar sin cortapisas a las codiciadas Medio Oriente y Asia Central. La campaña militar en Afganistán -diciembre de 2001-, el país anglosajón logró, con cierta facilidad, el control de la base militar de Kandabad, Uzbekistán, desde donde partieron diversos ataques aéreos hacia el territorio afgano. Sin embargo, para que logísticamente fueran viables las maniobras, desde la base de la fuerza aérea norteamericana en Turquía, era necesario el permiso de tránsito en el espacio aéreo de Armenia y Azerbaiyán, el cual fue otorgado al Departamento de Estado en el mes de diciembre de 2001. Así mismo, ésta fuerza tomó posición en Kulyab, Khojand y Turgan en Tayikistán y del poder del aeropuerto de Manas en Kirguizistán, que se encuentra a sólo diez minutos de las instalaciones nucleares de Xinjiang en la frontera noroeste de China. (Velasco, 2002: 44-45). Hay que agregar las la presencia militar estadounidense en Afganistán, Iraq, Kuwait y Arabia Saudita.

¿Gigante con pies de arcilla?

Actualmente casi todas las ex repúblicas soviéticas se encuentran agrupadas en la CEI; Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Georgia, Kazajistán, Kirguistán, Moldavia, Rusia, Tayikistán, Turkmenistán, Uzbekistán y Ucrania. Pero la CEI no tiene cerrado, del todo, su plena integración económica.

Existen varios esfuerzos por integrar un área común, inspirado en la Unión Europea. Con ese propósito se integró  en el 2000 la Comunidad Económica Euroasática (CEEA) firmando el acuerdo solamente cinco países Bielorrusia, Kasajistán, Kirguistán, Rusia y Tayikistán. En 2010 se firma el acuerdo para la Unión Aduanera que Bielorrusia, Kazajistán y Rusia, que propone simplificar las tarifas aduaneras y el libre tránsito de mercancías. Pero la verdadera integración se busca con la firma de acuerdo para la integración de la Unión Euroasiática, la cual pretende integrar a los países de los dos primeros acuerdos, así como, a todos los países que de la CEI. La iniciativa se encuentra planteada desde 1994.

Para Vladimir Putin, presidente del gobierno ruso, ésta iniciativa es crucial para lograr un acuerdo con la Unión Europea -y así lo manifestó- en un artículo escrito por el premier y publicado en la revista Izvestia en el que acaricia la posibilidad -a la Unión Europea- con una integración euroasiática desde Lisboa a Vladivostok  con el fin de palear la actual crisis financiera global. En su texto propone como principales valías de la propuesta que la Unión Euroasiática se construirá sobre principios universales, unida por valores comunes de la libertad, la democracia y las leyes de Mercado –y pondera- con la Unión Aduanera nos movemos hacia el EEU. Creamos un mercado colosal con más de 165 millones de consumidores, con legislación unificada, libre movimiento de capitales, servicios y mano de obra. (elpais.com, 4 de octubre de 2011). Interesante para la Unión Europea pensando en la cantidad de hidrocarburos a los que tendría acceso, así como mano de obra barata a en un corredor atractivo para sus inversiones. Pero la inestabilidad de la región y la magra situación económica podrían poner en zozobra su viabilidad.

Por otro lado la crisis financiera por la que cruza la eurozona lo pone plantar otro nivel de prioridades. Sobre todo cuando se tiene sobre la mesa la desaparición del euro como moneda común.

El juego de la geoenergía y la nueva ruta de la seda

La principal bisagra de Asia se encuentra agrupada en éste bloque. Los gasoductos y oleoductos cardinales que corren hacia Europa -principal comprador de los países de la CEI- y sudeste asiático, inician o cruzan por ésta zona. Principalmente, las nacientes en la franja del mar Caspio, en Turkmenistán pasando por Tengiz en Kazajastán los cuales se dividen en una ye. Por un lado, desemboca hacia Chechenia en las costas de mar Negro y por el otro sube al sureste de Rusia y desvía a Ucrania rumbo con dirección a Europa.

Existen varios proyectos que pretenden ingresar al mercado surasiático directamente a través del centro Asia. Rusia construye la terminal Kozmino es parte de un gran proyecto que involucra la construcción de un oleoducto que vinculará los yacimientos de crudo en el este de Siberia con la costa del Pacífico (BBCMunco.co.uk, 28 de diciembre de 2009).

Mapa: ecoportal.net

Por su lado, Irán con un proyecto encabezado por Iranian Petroleum Consortium proyecta un oleoducto, que se alimentaría, de los yacimientos del caspio por dos ramas, la primera desde la costa turkmenistaní y la segunda en Bakú, Azerbaiyán. Ambos, se dirigirían al centro del territorio iraní. (Velasco, 2002)

En tanto la Corporation China Petrleum proyecta su propia guía, naciendo en Shymkent, Kazajstán hacia Urumchi, territorio chino, y de ese punto a Shangai. Estados Unidos pretende algo similar. Partiendo de la misma fuente, programa conducir un ducto hacia el oeste, a la terminal de Tengiz, en la misma nación de Asia Central. (Ibidem)

Gas para la calefacción

La ubicación de los países de Asía Central es excepcional, es un descanso, no tan flexible, que entra a importantes regiones del mundo- Europa y Asia Pacífico-. No es gratuita la permanente y milenaria disputa por su control ahora tradicdos también en; gasoductos, oleoductos, yacimientos de gas y petróleo así como agua y accesos comerciales.

Hoy en día, es la principal exportadora de gas natural, con más de 282 millones de metros cúbicos, además cuenta con el segundo volumen de reservas probadas de gas -61 miles de millones de metros cúbicos-. Destaca Rusia, Turkmenistán, Kazajistán y Uzbekistán, que juntas cuentan con más reservas que América, África, el oeste de Europa y Asía juntas que podrán acumular, apenas, 47.6 mil millones de metros cúbicos, contra más 57.9 mil millones de metros cúbicos de los cuatro países anteriormente referenciados, de los cuales el 79.35% pertenece a Rusia.

Aunque no es la región con más reservas, solo por debajo de Medio Oriente, es la principal exportadora de gas natural con 282,030 millones de metros cúbicos, y aun que, Rusia encabeza la mayoría de las exportaciones, le complementan Azerbaiyán, Kazajistán. Turkmenistán, Uzbekistán y Ucrania. Lo que hace suponer que mucha de su balanza económica depende del energético. Europa es su principal receptor del energético.

¡Por el oro negro¡ Antes que se lo acaben

El bloque de la CEI exporta su petróleo fundamentalmente a Europa, alrededor de 5,982 millones de barriles de petróleo (OPEP, 2010), como segundo país destino se encuentra Estados Unidos con 789 millones de barriles, pero su apuesta está en el sudeste de Asia, particularmente China -a quien pretende aumentar su volumen de exportación-, que en el mismo año de referencia le exporta 520 millones de barriles, mientras que a toda la zona se Asía Pacífico, sus envíos rondan los 839 millones de barriles. Muestra que China es prioridad comercial, actualmente el país oriental es el principal consumidor de materias primas en el mundo.

 Aunque la zona no cuenta con los volúmenes de reservas de crudo más altos, a penas el tercer lugar por debajo Medio Oriente y América Latina. La región cuenta con 128,959 millones de barriles en sus cuencas, en donde Rusia y Kazajstán son los más beneficiados con 79,432 millones y 39,800 millones de barriles de petróleo respectivamente, y como hemos apuntado, los nodos estratégicos de gas y petróleo se encuentran en estos dos países, Azerbaiyán y el mar Caspio.

Lo contrastante de éstos países, salvo Rusia, es que su capacidad de refinamiento no destaca en el mundo.  Como región se encuentran en el cuarto lugar, muy por debajo de Asia Pacífico que tiene una capacidad de refinamiento de 24,552.4 (1,000 b/cd).

Conclusión

Desde una perspectiva global se puede concluir que a) la ubicación geográfica de la Asia Central presupone una ventaja competitiva al amurallar a dos de las principales economías del mundo: Europa y Asía Pacífico; b) al mismo tiempo, militarmente es un eje medular para cualquier potencia con una perspectiva imperialista; c) su riqueza en energéticos como el petróleo y el gas lo pone en una permanente situación de riesgo hasta que la humanidad no comercialice a gran escala otro tipo de materias primas sustitutas más económicas y viables para la industria mundial, o bien, se agoten las reservas de la región, lo que pase primero; d)  su endeble equilibrio política y social le posibilita a actores externos incidir en los asuntos domésticos, con relativa facilidad y convierte a la zona en un campo muy inestable; y e) potencialmente es presa de una de sus principales ventajas: los energéticos. Condicionando su desarrollo económico a la exportación y establecimiento de rutas de trasiego de los energéticos por su territorio.

Sin duda, la presente crisis financiera mundial, les presupone la posibilidad de poner pausa a la presión geoestratégica que se aplica en la zona y si las condiciones las permite lo dirigirlo a su favor.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s